El Ayuntamiento de la Villa de Moya invertirá cerca de 400 mil euros en asfaltado y obras de saneamiento

Valore esta noticia
10/10
  • El Consistorio norteño ha asfaltado ya los caminos Lomo Moya, La Sorrueda y Lomo El Peñón, con una financiación de 102 mil euros aportados por la Consejería de Obras Públicas del Cabildo de Gran Canaria; y ha ejecutado la reposición del colector principal de las calles Juan Rejón, Padre Claret y Calvario, con 118 mil euros del FDCAN
  • En próximas fechas ejecutará obras de este tipo en los caminos La Montañeta, El Palo y El Tablero y en el casco de Fontanales

El Ayuntamiento de la Villa de Moya ha invertido 220 mil euros en la repavimentación de vías y diferentes obras de saneamiento en calles del municipio. Se trata, por un lado, del asfaltado de los caminos Lomo Moya, La Sorrueda y Lomo El Peñón, con una inversión de 102 mil euros financiados por la Consejería de Obras Públicas del Cabildo de Gran Canaria. Y otros 118 mil euros destinados a la reposición del colector principal de las calles Juan Rejón, Padre Claret y Calvario, en el casco moyense, financiados por el Fondo de Desarrollo de Canarias, FDCAN. Asimismo, el Consistorio norteño proyecta nuevas actuaciones de este tipo en próximas fechas, hasta alcanzar una inversión cercana a los 400 mil euros, en los caminos La Montañeta, El Palo y El Tablero y en el casco de Fontanales.

En cuanto a las obras de asfaltado ya ejecutadas, han supuesto la repavimentación asfáltica tras el riego de adherencia, limpieza y barrido de la calzada y posterior señalización horizontal y marcas viales. Mientras que la renovación de parte de la red de alcantarillado con la sustitución del colector principal de las citadas vías, permitirá al Ayuntamiento paliar los problemas existentes de averías, rebosamientos y obstrucciones causadas por la antigüedad de estas infraestructuras. Asimismo, el Consistorio procedió a la repavimentación de las calles que presentaban grietas, baches y erosión superficial, con una intervención dirigida a evitar la afectación estructural de la zona, especialmente transitada por vehículos turismos y pesados.