Teror, la carretera GC21 y la verdad

368 Visitas

Desde muy pequeño y, por los pocos recuerdos que tengo, fui criado en un ambiente donde el valor de la verdad era indispensable para poder entender las cosas. De nada me servía esconder un hecho puntual, una trastada de niño o una mataperrería porque siempre me encontraba con la realidad de frente. Esa realidad hacía que, fuese lo que fuese, mi padre o mi madre se enterarían. El poder de la mentira empezó entonces a diluirse como una piedra de hielo sobre la tapa de una alcantarilla en un día de calor a las 3 de la tarde. Esa forma de tergiversar la verdad o de mentir, pronto resultó ser del todo ineficaz, entendiendo con la pura realidad, que nunca es buena amiga la mentira.

Pasados los años, aprendí el significado de lo que era “hacer un Rajoy”. Esta actitud viene caracterizada por estar callado durante un tiempo, a ver si la gente se olvida de lo que pasa, o dicho de otra manera, “aguanta el chaparrón callaíto a ver si no sales mal parado”. Esta indigna forma de enfrentarse a la verdad, no hace sino dejar en evidencia a aquel que no tiene argumentos para decir a la cara al otro, qué es lo que está pasando y qué consecuencias tiene. “Mientras pueda estar callado y decir cosas que sobre ese problema me hagan quedar bien sin salir mal parado, mejor”. Esta es la patética actitud que promulgan muchos de los políticos actuales que nos rodean, teniendo ejemplos muy cercanos en relación a la Carretera Teror-Tamaraceite, la GC 21.

Me he tomado la molestia de consultar la hemeroteca en relación a esta obra. Gracias a la hemeroteca, podemos acceder a mucha información que pone a cada persona en su sitio. En la hemeroteca aparecen fechas, comentarios y certezas que nos ubican y nos hacen conocedores de la realidad de forma inmediata. Cuando nuestros políticos salen a los medios de comunicación a vanagloriarse de sus logros, hazañas o proyectos, lo que pedimos los ciudadanos de a pie es lo mínimo que se exige a una persona seria y responsable, la verdad.

En el siguiente enlace de un periódico regional (https://www.canarias7.es/siete-islas/gran-canaria/la-obra-de-la-via-de-teror-durara-un-ano-y-exigira-cortes-totales-de-trafico-YC5567450), pueden acceder a la primera de las informaciones que les ubicarán al objeto de hacer su propio juicio de valor de lo que estamos hablando. Un año de obras decían, o sea, que en octubre de 2019 tendrían que haber terminado las obras.

Luego nos encontramos con esta otra publicación del 8 de octubre de 2019, https://www.laprovincia.es/gran-canaria/2019/10/08/obra-gc-21-tamaraceite-teror/1216318.html, donde se explica que habrán tres meses más de obras y que a finales de año estará terminada. Entre otras perlas relacionadas con esta información, lo que apareció esos días publicado en la web oficial de Teror cuando nos visitó el Consejero de Obras, argumentó que: «La obra sigue adelante con las complicaciones y leves retrasos propios de una obra de estas características”. Pero claro, ¿qué entendemos por “breve retraso”?, ¿quince días, un mes, dos meses,………5 MESES?. Hoy, día en el que escribo este artículo, es 16 de febrero de 2020 y el estado de la cuestión es el siguiente:

Este fin de semana he bajado a Las Palmas de GC dos veces: una en coche y otra en la guagua. Estos dos desplazamientos me han facilitado observar cómo va la obra y cuánto de cierto tienen las palabras de nuestros políticos cuando nos visitan o mandan notas de prensa a los periódicos. Eso sí, estos días atrás se publicó como una gran cosa (a ver si nos callamos un poco los que decimos verdades) que se estaban haciendo las cunetas…..¡¡ohhhh, todo un avance señoras y señores!!. De todo lo observado a ojos de un ignorante en la materia como Yo (probablemente se me escapen muchas otras cosas), así estamos:

  1. Quedan muchos metros lineales de muros blancos de los del borde de la carretera que tienen que ser sustituidos por vallas. Una eternidad de obra la sustitución de esos muros.
  2. Lejos de parecer que esa zona está terminada, de la entrada del Toscón Alto a la entrada de Las Mesas, hay que desmontar por un lado y ampliar por el otro y en ese espacio no se ha tocado ni la pared.
  3. Queda por hacer una rotonda en el cruce de Las Mesas y aquello sigue siendo el apartadero de la maquinaria y almacén de piedras y tierra.
  4. De la entrada de Las Mesas a donde terminan las últimas casas del Toscón Alto dirección Teror, hay que ampliar la plataforma subiendo a la derecha, hacer esos muros, cunetas y demás. Otra eternidad viendo la velocidad de la obra.
  5. Toda la zona del zig-zag por encima del Toscón, sigue teniendo los muros blancos. Ooootra eternidad.
  6. Otra zona que no se ven trabajos evidentes es el tramo comprendido entre la curva que entra a la presa de Miraflor y el final de la recta de casa de Naranjo (donde hay una casita al borde de la carretera subiendo a mano izquierda). Ahí, es evidente que tendrán que ampliar la plataforma en alguna dirección y desconozco si han expropiado la casa para tirarla, pero en todo caso, al final hay una edificación debajo de la pared subiendo a la derecha que deja poco margen. Otro tremendo problema donde no se ha movido un metro cúbico de tierra.
  7. Por último, ayer me comentaban (no le doy carácter de veracidad, pero va camino de eso), que al puente de “Narciso” le van a cambiar el nombre. Este puente es el que está cruzando el barranco, subiendo justo después del Restaurante Miraflor. Me comentaron que esa parte de la carretera GC21 ya “ni se va a tocar” porque no hay dinero. Entonces, lo dicho, le cambiaremos el nombre por el puente que “Nosehizo”. Toda esa parte no se ha tocado NADA.

Con este panorama poco halagüeño y bastante desesperanzador, cabe hacerse un par de preguntas y aprovecho para retomar lo que argumenté al principio: ¡No es mejor dar la cara y decir la verdad!. Las evidencias son palmarias. La carretera no se va a terminar en ninguno de los plazos que se han planteado. No se acabó en octubre, en octubre se dijo que tres meses más y ya han pasado cinco. Un político responsable y respetuoso con sus ciudadanos ya habría salido a dar la cara y a explicar TODO lo que ha pasado en estos meses, no se trae al Consejero de Obras a sacarse cuatro fotos y a decir que la obra se termina en tres meses y que se va a acelerar la obra del Puente Molino. Han pasado 5 meses y NADA se sabe de todo esto.

El respeto a tus ciudadanos se vería reflejado en dar la cara, decir y explicarle al pueblo qué es lo que ha pasado y dejar de hacer promesas o “gestiones” que, visto lo visto, son muy inútiles. ¿Por qué se han incumplido los plazos de la carretera GC21?, ¿Por qué se licitó a la baja por la empresa, el Cabildo aceptó ese despropósito de presupuesto a sabiendas de que era imposible hacer esta obra con tan poco dinero y ahora la consecuencia es que la obra va a paso de tortuga porque se está echando mano de partidas de remanente?, si es así, díganlo. ¿Por qué no se dice ya la verdad de CUÁNDO se va a acabar la carretera en lugar de parchear a partir de ahora con semáforos, un carril solo abierto y demás chapuzas, siendo hasta mejor cerrarla completamente 3 meses y que la acaben definitivamente?. ¿Por qué no se explica qué es lo que pasa con el proyecto de la carretera del Puente Molino, en lugar de ir a un pleno en octubre y traer al Consejero para parecer que todo va encaminado prometiendo que sería catalogado de urgente, cuando pasados 5 meses NO se ha hecho NADA?. El pueblo lo que quiere es tener políticos serios, valientes y comprometidos, que den la cara cuando hay problemas y no aprovecharse de la desinformación de los ciudadanos y de dejar pasar el tiempo “haciendo un Rajoy” a ver si pasa el temporal. La gente está quemada de tanto oscurantismo, mentiras, falsas promesas y de salir a la prensa a decir promesas que, pasados los meses, quedan en la evidencia más absoluta. A mi me daría vergüenza ver la hemeroteca y comprobar cómo pasados los meses, no se ha hecho NADA, pero la verdadera pena me la dan los que tienen que ir a Las Palmas GC todos los días y los vecinos del Hornillo, Miraflor y San José del Álamo.

Dice una frase sobre la paciencia que: “La esperanza es la paciencia con la lámpara encendida”. En este caso, la lámpara se fundió cuando se ha comprobado que los plazos anunciados a bombo y platillo, eran falsos. Lamentablemente y vista la evolución de la obra y la dimensión de los trabajos que quedan pendientes, la carretera GC21 terminada por completo, dudo mucho que esté finalizada en un año. ¿Febrero de 2021?, y mis dudas tengo. Saludos y paciencia,……con la luz encendida.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...
Esta es la opinión de los lectores y en ningún caso corresponde con la de nortegrancanaria.com.

No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas.

Cualquier comentario ofensivo será eliminado automáticamente y se bloqueará la IP para que no pueda dejar comentarios sucesivos.

Tampoco se permitirán mensajes que no estén relacionados con la noticia.

El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Add New Playlist