N° 64. “MANOLITO. CONSERJE DEL CASINO DE GÁLDAR”.

481 Visitas

Esta vivencia de hoy la voy a dedicar a un hombre muy singular de la ciudad de Gáldar, a quien todos apreciaban por su bondad, por su amabilidad y por su espíritu de servicio a los demás.

Yo creo que en todo el noroeste de Gran Canaria, no hay, sobre todo personas de mi edad, que no llegaran a conocer a Manuel Ruiz Quesada, «Manolito, conserje del casino de Gáldar».

Para que le conozcan un poco más, les voy a contar unas anécdotas que  retratarán mejor su forma de ser.

ANÉCDOTA N° 1.- Yo le tenia bastante aprecio a Manolito, pues en mi juventud iba con bastante frecuencia al Casino, ya que desde muy joven me hice socio del mismo, pues tenia novia en Gáldar y era un buen sitio para charlar tomándonos una cerveza. Entre otros servicios Manolito me recomendaba algunas novela de la biblioteca del Casino, pues ya me había aficionado a la lectura. Afición que conservo en la actualidad.

Fíjense hasta donde llegaba mi aprecio a este hombre, que en un baile de un sábado invernal, un sinvergüenza fue al guardarropa sin que Manolito lo viera y cambió una gabardina nueva por la vieja suya. Resultó que la nueva era la mía. Cuando acabó el baile nos entretuvimos un poco y cuando fui al guardarropa solo quedaba una gabardina vieja y sucia. Le dije a Manolito que aquella no era mi gabardina, que donde estaba la mía. Me contestó que se la habían llevado y habían dejado esa en su lugar. Que creía que era de fulano de tal de San Juan de Guía. Hable con él unos días más tarde, cuando lo localice, y me aseguró que él no había robado ni cambiado ninguna gabardina; que él se había llevado la suya. No se lo creí pero no podía demostrarlo.

Hablé con Manolito y le dije que iba a denunciar al Casino y luego el Casino que fuera contra ese señor si quería, pues no estaba dispuesto a perder una prenda que era muy cara y que hacía muy poco tiempo que la había comprado. Manolito me dijo que él era el responsable del «guardarropa» y que por tanto había sido el responsable del robo o cambio de la prenda, que si yo denunciaba al Casino a él lo despedirían.

Yo trabajaba en el Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción de Guia y me  era  muy fácil presentar  la denuncia. Lo pensé un poco y decidí no presentarla. No valía la pena por el daño que le iba a provocar al pobre hombre por un descuido. Ya me compraría otra cuando pudiera. A los pocos días fui al Casino y le dije a Manolito la decisión que había tomado para que se quedara tranquilo y me lo agradeció con un enorme abrazo al tiempo que me pedía perdón por su error.

ANÉCDOTA N° 2.- Cuando mi novia y yo nos fuimos a casar por la iglesia, necesitábamos dos testigos y como el Casino estaba cerca de la casa del cura y oficina parroquial, pues Manolito fue uno de ellos. Él solía decir que era testigo de boda de media Gáldar.

Cuando yo me casé, el 12 de Enero de 1966, la familia de mi mujer quiso celebrarlo y se alquiló un restaurante en el centro de Gáldar. El propietario, Domingo Velázquez, era muy amigo mío y todo resultó muy satisfactorio para ambas partes.

Como había que contratar a varios camareros hable con Manolito por si quería ganarse unas perras extras y como ese día lo tenía libre accedió a ello. Como él conocía a todo el pueblo y sobre todo a los que se colaban en todas las celebraciones, le dije que tuviera cuidado con ellos. Según me dijo  al final de la velada, se le coló el número uno de los “colgaderas” y cuando lo vio lo agarró por un brazo y llevándolo hasta la puerta le dijo amablemente: Fulano has el favor de cerrarme la puerta por fuera. Era genial.

ANECDOTA N° 3.- A la celebración asistió toda la familia y los amigos y entre ellos había una prima de mi mujer que no era muy agraciada de cara la pobre, pero eso sí, era muy simpática y no tenía ningún complejo. Pues bien, ya era muy tarde y mucha gente se había marchado, cuando Manolito y ella se emparejan en el baile y estuvieron bailando un buen rato. Según le contó luego a mi mujer, al cabo de un rato de estar bailando le dice Manolito: «Si tú y yo nos casáramos y llegáramos a tener hijos los tendríamos que tirar». Dice que se fue a partir de la risa al igual que nosotros cuando lo contó. Menuda pareja hacían.

Así era este hombre. Vayan estas líneas en su recuerdo, pues falleció hace ya bastantes años. Que D.E.P.

Esta es la opinión de los lectores y en ningún caso corresponde con la de nortegrancanaria.com.

No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas.

Cualquier comentario ofensivo será eliminado automáticamente y se bloqueará la IP para que no pueda dejar comentarios sucesivos.

Tampoco se permitirán mensajes que no estén relacionados con la noticia.

El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

Comments 2

  1. Muchas gracias José Juan por el simpático artículo. Nos has traído un grato recuerdo de nuestro hermano . Decirte que cuando conversaba con alguien que no me conocía, muy eufórico y orgulloso yo le decía: -Sí hombre sí, soy hermano de «Manolito el del Casino»… era suficiente. Persona muy popular, pero mucho más interesante, muy servicial, con una vocación de servicio inusual. Me traes al recuerdo también de un precioso artículo que elaboró el buen amigo José Juan García Batista (recientemente fallecido). Aquí les pongo el enlace para quienes deseen leerlo. Un fuerte abrazo José Juan, y de nuevo muchas gracias.

    https://www.infonortedigital.com/portada/semblanzas/item/7433-personas-y-personajes-olvidados-manolito-el-del-casino

    • Avatar Jose Juan Jorge vega says:

      Muchas gracias Ángel. Me alegra saber que te ha gustado mi artículo sobre tu hermano Manolito. Acabo de leer el artículo que escribió Jose Juan García y me ha gustado.
      Un abrazo.
      .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Add New Playlist