Comunicado de los familiares afectados de Tarazona concentrados ayer

Foto @JUAN CARLOS CASTRO
Foto @JUAN CARLOS CASTRO
Valore esta noticia
10/10

Estimados y entrañables familiares. Tras la reunión mantenida esta mañana con el concejal de Servicios Sociales, me permito redactar un resumen de lo acontecido, para total transparencia de los hechos, intentando ser voz objetiva de lo acaecido, y pidiendo a mis dos compañer@s, también presentes en la reunión, me rectifiquen o ratifiquen en lo que voy a relatar.

La reunión fue tensa, de esperar, ante posturas encontradas como son las que las partes defendemos.

Hay una única opción por parte de la administración. La alternativa del ayuntamiento, según el concejal, ha sido meditada concienzudamente por el grupo de gobierno, es la menos mala para nuestros residentes. Como todos sabemos es, el traslado de nuestros seres queridos al centro de Taliarte.

Por otro lado, la nuestra, la defensa de nuestros familiares por una atención digna, de calidad y cercana para nuestros mayores, nos amparamos en la actual legislación, la Ley de Servicios Sociales lo manifiesta, indica que, la actuación de la administración debe regirse por los principios de eficiencia, proximidad, transparencia y economía. (art. 22, punto 2 de la Ley de Servicios Sociales de Canarias).
Es evidente que el traslado de nuestros familiares no es eficiente porque el costo-beneficio no se produce, la proximidad no se respeta, porque nos alejan geográficamente de ellos, la transparencia no ha existido porque nadie ha contado con nuestra opinión, ni han considerado nuestra participación en la toma de decisiones, derecho fundamental irrenunciable, y por último, económicamente, no se entiende que habiendo una residencia de mayores terminada y equipada no se traslade a nuestros mayores a la misma.

En este sentido no entendemos que, tras dos años de espera, millones de euros invertidos en las instalaciones, este recurso público se infrautilice por meras cuestiones burocráticas, su no utilización conllevará, no sólo dolor para los que nos vemos afectados sino, además, gastos pecuniarios importantes para las familias, más en el momento de crisis económica actual. Es inconcebible que se produzca un desaprovechamiento de este recurso público, ante una necesidad social urgente y, altamente demandada por la comunidad de la comarca noroeste.

Continuando con la descripción de la reunión, y dado el empecinamiento de la administración local de mantener que el traslado de los residentes es la única opción plausible, reorientamos el discurso con el Sr. D. Alfredo Gonçalves Ferreira, dejando previamente patente que la forma que están ejecutado este traslado de personas, ha estado fuera de tono, y con total menosprecio a los mínimos cánones de cortesía y buenas maneras, y que la reunión del pasado viernes fue muy desagradable para todos nosotros, más, cuando en lugar de crear un espacio para el debate y la puesta en común de la situación, lo que se expuso fue, simplemente, la decisión que se había tomado, unilateralmente por la corporación, con hechos consumados y sin posibilidad de réplica y, con una propuesta disyuntiva: “O se van para Taliarte o se lo llevan a sus casas”.

Cómo comentaba al principio del párrafo anterior, reorientamos la conversación y solicitamos que nos explicara las causas por la que no se puede trasladar a nuestros familiares a la nueva residencia, si como todos sabemos ésta se encuentra totalmente terminada y equipada, como así nos manifestaron en la infausta convocatoria del pasado viernes. Complementamos la pregunta al concejal con un añadido, ¿Por qué no se puede realizar una recepción parcial de la obra, dada la urgencia y, la alarma social que está generando en la comunidad de Santa María de Guía?

La respuesta fue que eso era imposible de realizar que, lo habían consultado con los técnicos, y los mismos dijeron que esa posibilidad era inviable. Que ellos (la corporación), no pueden firmar, ni recepcionar unas instalaciones, si previamente no tienen el visto bueno de los técnicos, que podrían incurrir en prevaricación.

Dada la situación, solicitamos tres cosas:

.- La necesidad de mantener una reunión grupal de todos nosotros, los afectados, con las autoridades municipales. Independientemente, de las reuniones personales que quieran realizarse con los familiares.
.- Hacer una visita a las nuevas instalaciones, para ver “in situ” cuál es el estado y acondicionamiento de las mismas.
.- Mantener una reunión con los técnicos del ayuntamiento, para conocer los pormenores por los cuales no se puede firmar una recepción parcial de obra y, qué se necesitaría complementar para obtener el visto bueno de los técnicos municipales. En el caso que no puedan/quieran reunirse con nosotros que, nos muestren el acta, manifiesto o documento técnico aportado por aquellos, donde expongan los detalles técnicos necesarios que permitirían la recepción parcial o total de la obra. De esta forma, el obstáculo actual de orden técnico/burocrático desaparecería, y así, se podría trasladar a nuestros familiares.
Aparte de lo relatado, en el período de la reunión se expusieron temas como:
.- ¿Por qué han permitido que esta situación de vital trascendencia, para nuestros mayores y familiares, se haya postergado hasta este momento? ¿No hubiera sido mejor plantear la situación con tiempo para diseñar alternativas conjuntas?
.- ¿Por qué no han contado con nuestra colaboración en la toma de decisiones, en este tema tan sensible, el cual afecta a un colectivo especialmente vulnerable?
.- Dejamos claro ante el edil que creemos que este problema, y nuestra reacción no es arbitraria, ni que deseamos crear controversias con la corporación municipal, sino nuestra movilización es una reacción a una decisión parcializada, ya que todos nosotros asumíamos que la nueva residencia iba a ser el nuevo hogar de nuestros padres y abuelos. Si la intención no era ésa, se debería haber avisado a los familiares y residentes con tiempo suficiente, para asimilar la realidad que nos llegaría.
.- Le comentamos que tenemos las cosas muy claras, que la decisión tomada por la corporación se aleja del sentido común, y del derecho de los residentes y familiares.
.- Que la solución no está en ofrecer individualmente a cada persona y familia alternativas. Que la solución es grupal, de todos los afectados, que se tiene que encontrar una solución, y estamos convencidos que la mejor y única es que, nuestros familiares se queden en la Residencia Tarazona, y debemos aunar esfuerzos para alcanzar ese objetivo.
.- Insistimos, que podrán trasladar a aquellos residentes que así lo consientan por escrito y les vengan a bien acercarlos a sus domicilios particulares en Las Palmas, Vecindario o el Sur de la isla. También podrán trasladar a los residentes tutelados judicialmente que actualmente están en la residencia, pero al resto, no podrán hacerlo si no tienen nuestra autorización y consentimiento por escrito.