N° 79. «CUANDO SE TIENE POCO APEGO AL TRABAJO».

33 Visitas

Esta vivencia me la contó un compañero de trabajo, hace muchos años,  que vivía en La Laguna, Tenerife. Digo que vivía porque el pobre ya falleció hace algunos años.

Aquella era una época en la que había trabajo para todo aquel que quisiera trabajar. Por eso se cambiaba tanto de empresas. Yo mismo cambié varias veces hasta encontrar uno en el que me encontraba a gusto. Hay un dicho que dice que “si te gusta tu trabajo y disfrutas con él, no trabajarás nunca”. Pues así fueron mis últimos 25 años de vida laboral en esa empresa, cuya central radicaba en Tenerife. La empresa se llama Feria, S.A. y fue fundada por don Manuel Feria en Santa Cruz de Tenerife allá por Octubre del año 1.883.

Me contaba Gustavo, que así se llamaba mi compañero de trabajo, que tenía un vecino que era todo un caso, pues aparte de faltarle un hervor era un vago. Los trabajos no le duraban más de un par de meses y su pobre madre, viuda, se desesperaba pues la casa dependía del sueldo de su hijo, más una pequeña pensión de viudedad, que por sí sola no les alcanzaba para vivir los dos dignamente.

Se trataba de un hombre joven, de unos 23 años y estaba aún soltero y como dije vivía en la casa materna. No había estudiado ninguna carrera y tampoco tenía ningún oficio, por tanto trabajaba en el escalón más bajo de la sociedad; en lo que encontrara. En esta ocasión llevaba unas semanas trabajando de peón de albañil en una obra en construcción. Empezaba a trabajar a las ocho de la mañana y su madre lo empezaba a llamar desde las seis y media para que tuviera tiempo de lavarse y desayunar, porque luego tenía que ir andando hasta la obra que estaba a unos veinte minutos caminando ligero.

El diálogo se desarrollaba más o menos así: “Andrés levántate ya mi niño para que te laves, desayunes y te vayas al trabajo”. Y Andrés respondía, después de mirar la hora: “ya voy madre, todavía es temprano”. Y así una y otra vez cada diez minutos, hasta que se hacían las siete y media, y entonces Andrés le contestaba a su madre: “Ya es tarde madre”, “y no me esté despertando más que no me ha dejado dormir”. Y seguía durmiendo hasta el mediodía. Esta situación se repetía con mucha frecuencia, sobre todo los lunes. No tenía remedio. Era un irresponsable y un gandul. Ni siquiera tenía en cuenta el sufrimiento de su pobre madre.

Existen muchas personas de ese talante, y luego, cuando se hacen mayores y no tienen ni donde caerse muertos, envidian al que con su trabajo y sacrificio se han hecho con un pequeño patrimonio. Y es más, luego pretenden que el gobierno les solucione todos sus problemas; que les den casa gratis y hasta alguna paguita vitalicia por cualquier motivo. Casi siempre por falsa o exagerada enfermedad, pues su jubilación no les alcanza para vivir porque apenas han cotizado durante su vida laboral. Generalmente este es el perfil de aquel que se pasa la vida protestando y reclamando por todo.  Se suelen llamar asimismo “Comunistas”. Vamos, aquí se puede aplicar la fábula de la hormiga y la cigarra.

Aquí en Gran Canaria, en la Montaña de Gáldar, había un chico que no había  trabajado nunca, aunque era por diferentes motivos, justificados, pues se trataba de un chico que era algo retrasado mental; totorota como le llamaba nuestro Pepe Monagas. El chico ya era mayor de edad, de algo más de veinte años, y vivía con sus padres que lo tenían siempre muy bien cuidado y bien vestido. Era evidente que el chico era algo anormal pero no en un grado muy alto pues él iba solo a todas partes. Era muy conocido en toda Gáldar, y cuando le preguntaban si quería trabajar o simplemente porqué no trabajaba, él siempre respondía: “A mi me dan fatigas si voy a trabajar”. Y era bobo…..

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 0,00 de 10)
Cargando...
Esta es la opinión de los lectores y en ningún caso corresponde con la de nortegrancanaria.com.

No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas.

Cualquier comentario ofensivo será eliminado automáticamente y se bloqueará la IP para que no pueda dejar comentarios sucesivos.

Tampoco se permitirán mensajes que no estén relacionados con la noticia.

El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

Comments 1

  1. Avatar NACIONAL DE CANARIAS says:

    Caballero, usted se habrá quedado satisfecho, pero ciertamente, si bien los Andrés existen, no necesariamente son comunistas, a veces los Andrés son tan así, que tampoco están reclamando por todo -esto último se llama juicio crítico, a veces-, y de recibir la «paguita», debemos pensar que esa «paguita» llega muchas veces donde debe llegar, y con ella menos hambre se verá.
    Su comentario no parece estar centrado en el señorito Andrés, sino en un discurso del que se ha hecho eco y con el que se educó, todo lo que no le gusta es comunista -una cosa que debe ser mu mala-. Seguramente, señor Juan José, usted jamás ha leído nada de la doctrina comunista pero le dijeron que había que tirarles piedras …
    Recordarle, que algunos del mismo discurso, comunista-gandul-paguita-reclamantes, tampoco han trabajado mucho en sus vidas, de hecho no se han comido un pan con el sudor de su frente, sino con dinero público, y no por oposición a funcionario, que eso también les cuesta, y así deben su sueldo a los chiringuitos que critican, ejemplos con pulserita tiene muchos.
    Sin acritud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Add New Playlist