Presentación del libro «Villablanca, dos calles que dan al mar» por Magdalena Coello (Matilde)

Estudios universitarios, interpretación teatral, obras literarias y narración oral avalan a la persona que hoy les presentamos, a Matilde Magdalena Coello, incluso algunos de los relatos de este libro “Villablanca, dos calles que dan al mar” que hoy se les presenta han sido premiados, hecho que hace que, por tanto, se presente sin necesidad que se diga muchísimo más, pero no por ello vamos a dejar de comentarles su contenido, por cierto, además, debo decirles que con anterioridad, presentó, tanto en castellano como en catalán, el libro titulado “ J de Juegos”.
“Villablanca, dos calles que dan al mar” ha sido prologado por Gloria Díaz Padilla, historiadora y profesora universitaria de La Gomera, que nos dice, entre otros, que desde una perspectiva femenina se va a rescatar la memoria de quienes nos precedieron en un ambiente ficticio, pero con temas propios de muchos lugares de nuestras islas: emigración, amores, contrabando o brujería, donde lo real y lo imaginario se dan la mano… en un universo cotidiano que huele a sal.
Escogídísima frase con la que se abre un libro, dedicado a sus progenitores, del filósofo romántico alemán Friedrich Schelling: “Todo poeta está llamado a transformar en algo perfecto la parte del mundo que le ha sido revelada y a crear, empleando esta materia, su propia mitología…” y nuestra protagonista de esta noche, Matilde Magdalena Coello, ha creado su mitología, con un exquisito lenguaje, cuidadísimo a la hora de transmitirnos sus historias, lleno de emotividad y de valores, de un respeto que huele a inmensa tolerancia, porque sus personajes merecen ser esos mitos que, en multitud de ocasiones, sentimos distantes y en esta obra se nos hacen inmensamente nuestros y cargados de cercano significado.
En cuanto a la obra que hoy tenemos en nuestras manos, decir que nos vamos a encontrar con una entrada presentándonos el marco en el que se van a mover los personajes, Villablanca; nueve relatos y, como conclusión, una despedida. Nos presentan a los doce protagonistas principales: Clarita, Orlando y Mongo, Mauro y Candita, Mercedes la Potroca, Berta, Joanna y Elvirita, Constanza, Pancha y Miguelito , amén de otros secundarios como Aurelio el farero, Manolo o Nicolás el Remilgado. Nueve relatos para doce protagonistas, en los que prevalecen sus tragedias, que se conocen por compartir espacio y tiempo de vida, en una época en las que las carencias hacían de cualquier nimiedad un auténtico tesoro. Temas de tiempos pasados, los de la dictadura franquista, que también podemos sufrir, sí, sufrir, hoy en día, en otros lugares del planeta: el mal presagio que conduce al suicidio; el amor entre iguales que solo es aceptado por las personas de mente abierta y libres de mala conciencia “dejándoles coger del frutero la fruta que se les antoje”, con un ser que nunca encontró en las caricias de otra la boca de un amado que jamás olvidaría y el abrazo que duraría hasta su muerte pues nunca se volverían a ver en el intento de buscar un lugar en el que se pudiera amar libremente; la broma que humilla y condena de por vida a convivir con la tristeza a un ser humano enamorado y el remordimiento que le queda al que se equivocó manteniendo aquel amor hasta la misma muerte; el rechazo social al que no es bien agraciado físicamente pero que no deja de amar a pesar de que nadie, salvo en su imaginación, le haga el más mínimo caso; la que no era puta y sí libre, la bruja que dejó ahogarse a su hijo porque creyó que se le demandaba desde otro lado, la misma que amó y se convirtió en burra para arar las tierras de su amante que no pudo acudir a hacer su trabajo, de madrugada, por acostarse con ella. Esta historia me trajo a la mente lo que escuché decir a mi segundo padre y a mi segunda madre, Francisco y Lola, él vivía en Valleseco y ella en Teror y en una ocasión, en uno de sus regresos después de ver a su novia, llegando a Valleseco, vio a una mujer que se convirtió en una cabra que, entre risas, después de intentar seducirlo, desapareció entre la maleza que les rodeaba… eso lo escuché más de una vez, por lo que este tipo de historias forma parte de nuestra memoria, de la colectiva, de las islas; la amistad o amor sin condiciones de una protagonista emigrante y una niña adolescente que la veneraba, haciéndonos ver que hay un idioma universal, por arriba del francés, checo, ruso, inglés o el alemán al que renunciaba, que se llama lenguaje de gestos o empatía, todo mezclado con el miedo a la persecución de aquellos que consideraban inferiores a los otros que había que exterminar; el ser capaz de vivir en un mundo de sueños, enamorada de los faros y del farero, por eso de la luz, quizá, o por ser sencillamente diferente, asomada al balcón que tiene por comienzo el horizonte; la reina de Villablanca o el ser rebelde que casi todo lo podía, la que era capaz de hacer realidad muchos sueños, la transgresora con las normas sociales de una época que frustró muchos proyectos de vida; o el ser que hacía feliz a los demás, a pesar de sus travesuras, el que fue capaz de conseguir, con un “Te quiero”, atado a las patitas de unas palomas, que todos los protagonistas, al menos por un instante, fueran todo lo felices que había soñado ser. En suma, que he sufrido las tragedias pero que he gozado de ellas porque, en cierto modo, son la vida misma, con sus luces y sus sombras, aunque primen en esta obra, en general, los fracasos, presentados con un mimo y una forma de narrarlos que enamora. Mis felicitaciones a su autora y a la editorial que ha decidido publicarla porque juntos han dado un ejemplo de como se recupera la memoria histórica desde el punto de vista del recuerdo y de lo que escuchó de boca de aquellos que sí lo vivieron en primera persona, dando visibilidad a aquellos que casi nunca han sido protagonistas, poniendo en valor las diferentes formas de pensar, actuar y de amar. Solo me queda decirles que la adquieran porque es una obra que nos dejará marcados y que no olvidaremos y con esas premisas nada queda por añadir. Que la disfruten como yo lo he hecho.

Juan Francisco Santana Domínguez

                                                                                                                                                                                                       
                   https://youtu.be/NOZ5GVD_9tc 

Esta es la opinión de los lectores y en ningún caso corresponde con la de nortegrancanaria.com.

No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas.

Cualquier comentario ofensivo será eliminado automáticamente y se bloqueará la IP para que no pueda dejar comentarios sucesivos.

Tampoco se permitirán mensajes que no estén relacionados con la noticia.

El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Add New Playlist