UNIDOS POR GRAN CANARIA se compromete a conseguir que todos los municipios se adecuen para cualquier persona con discapacidad

Valore esta noticia
10/10
  • Carmen León asegura que cumplirán con el compromiso de acabar con todas las barreras arquitectónicas y hacer que Gran Canaria sea un lugar donde cualquier persona con minusvalía pueda moverse sin dificultad. 

La secretaria insular de Unidos por Gran Canaria, Carmen León ha manifestado que una de las cosas más incomprensibles que ha podido observar, en el breve espacio de tiempo que lleva en política, es el abandono de todos los partidos de una cuestión tan importante como la integración de las personas con algún tipo de discapacidad, y, en especial, el poco interés en acabar con las barreras arquitectónicas, cuya existencia considera un gran fracaso de la gestión de nuestros gobernantes, y doblemente grave por tratarse de un problema de desidia y no de falta de medios.

Cada cierto tiempo vemos en los magazines de televisión o leemos en los periódicos que alguna persona no se puede mover en su propio barrio, o que un niño no puede acceder a un centro educativo con todas las garantías, momento en el que nos rasgamos las vestiduras, pero, sin embargo, pasan los años y nadie aborda este problema, seguimos empeñados en tener ciudadanos de primera y de segunda, y, con un concepto casi espartano, marginamos a quienes tienen algún tipo de dificultad física o psíquica, lamentó Carmen León.

La secretaria insular de la formación grancanaria, ha pedido empatía con estas personas durante el año que queda para las próximas elecciones, y ha asegurado que, en 2023, cuando su partido adquiera responsabilidades de gobierno, aplicarán un plan integral para acabar con las barreras arquitectónicas, implantar semáforos sonoros y, en general, hacer de la calle y los edificios públicos un espacio amable en el que cualquier ciudadano, sea cual sea su limitación, pueda desenvolverse con total normalidad. 

Señala también que es inaceptable que haya personas que fallezcan mientras esperan las ayudas de la Dependencia, y que alguien tarde más de dos años en serle reconocida  la Discapacidad, a la vez que muestra su preocupación por el reto que supone, tras el confinamiento, obtener una cita en una oficina del Instituto Nacional de la Seguridad Social, que, además de condenar a muchas personas, que pasan a ser jubiladas, huérfanas o viudas; a esperar meses por el reconocimiento del derecho a la pensión correspondiente, ha aumentado el tiempo de espera para obtener la Incapacidad derivada de alguna lesión o patología, algo que, antes de la pandemia, se obtenía en apenas tres semanas.

Esta realidad, apunta Carmen León, se une también al inaceptable déficit de plazas sociosanitarias que sufrimos, y se pregunta qué está haciendo este Gobierno, del mismo color en las principales instituciones, que presumía de social, y que, realmente, está acabando con las políticas sociales.

La dirigente grancanaria ha finalizado diciendo que para Unidos por Gran Canaria la prioridad será la atención a las personas sujetas a la dependencia o con cualquier discapacidad. Ya es bastante difícil vivir con esa situación como para que la Administración les ponga más palos en las ruedas, e insiste en que, más que de sentido común, se trata de actuar con criterio moral y con corazón, “el gobernante que no sea capaz de sentir el latido de su pueblo, debería replantearse seriamente dedicarse a otra cosa”, concluyó Carmen León.