Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10

Esta tarde, por televisIón, el testimonio de un contagiado Luis Daniel, enfermo además de leucemia, con una niña de dos años con la que el Día del Padre del pasado año no pudo estar por el tratamiento oncológico y éste -por obvias razones devastadoras- tampoco.

Temas como el total aislamiento no sofocado más que por la cercanía que enfermeras, enfermeros, personal sanitario puede darle en los pocos minutos que le pueden dedicar o el no tener ni monedas para los aparatos de televisión y así poder escapar de su realidad hasta que la fiebre nocturna los abate son mucho más aniquiladores para el alma que todo lo que los que estamos fuera podamos contar.

Si nosotros viviendo unos días encerrados en nuestros hogares pero sanos, con la posibilidad de salir a la farmacia, a la compra, o a que Mota, nuestra perrita, me pasee ella a mí más que yo a ella; estamos como estamos,… vaya ahora en este momento mi corazón entero hacia las personas que más están sufriendo esta catástrofe: los enfermos y enfermas del coronavirus.

Luis Daniel proponía con una entereza que yo no tengo ni creo que tenga nunca, el hastag #siyopuedotutambién, que hoy aquí lanzo al aire con mis más profundos deseos de que en los próximos meses todos y todas, la sociedad completa, se sane de tantas y tantas cosas.

¡MI CORAZÓN ENTERO A LOS ENFERMOS Y ENFERMAS CONTAGIADOS POR EL MALDITO CORONAVIRUS!❤️




Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.