Déjeme una mortaja, por Dios, madre

para este corazón recién caído

que yace muerto sobre el frío suelo

sin un latir que enhebre con la vida.

 

Déjeme una mortaja, por Dios, madre

para este cruel dolor que me aprisiona

la dicha, la frescura, la belleza,

la calma, la ternura y el sentir.

 

Déjeme una mortaja, por Dios, madre

que hoy la vida carece de un mañana

sin un sí, sin abrazos ni un «te quiero»

sin un trozo de cielo con su sol.

 

Déjeme una mortaja, por Dios, madre

que no logro vivir sin su presencia.

Muerta en vida, mi sino fue  perderle,

La locura será mi salvación…

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...
Esta es la opinión de los lectores y en ningún caso corresponde con la de nortegrancanaria.com.

No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas.

Cualquier comentario ofensivo será eliminado automáticamente y se bloqueará la IP para que no pueda dejar comentarios sucesivos.

Tampoco se permitirán mensajes que no estén relacionados con la noticia.

El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Add New Playlist