Un peplo quiebra el aire. Se diría
que es un ave la música que canta
henchida de la noche y se levanta,
tenue cristal en trizas todavía.
El olifante suena. En la abadía
del alma duelen ecos de taranta.
Íntima el aria ahíla y agiganta
un ruego sacro en el violín del día.
Hiere el alba canora. Vuela –pura
en claridad– la voz y paraliza
todo rumor por si al silencio ofende.
Del pecho sangra miel la arboladura.
¡Oh pájaro sonoro, cauteriza
el corazón y mi latir suspende!.
_______
(*) Sobre la “Tercera canción de Ellen”,
“lied” de F. Schubert.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...
Esta es la opinión de los lectores y en ningún caso corresponde con la de nortegrancanaria.com.

No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas.

Cualquier comentario ofensivo será eliminado automáticamente y se bloqueará la IP para que no pueda dejar comentarios sucesivos.

Tampoco se permitirán mensajes que no estén relacionados con la noticia.

El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Add New Playlist