Quedó herida de muerte, desangrando,

con sus ojos al cielo reclamaba

algo de paz, untar de calma el día.

 

Sus cristales, que antaño bien lucían,

opacan toda luz que se acomoda

queriendo refrescar su negra estancia

donde quedó el latir sin su compás.

 

Quedó herida de muerte, llagas son

las fuentes de tristeza donde fluyen

dolor y pesadilla, agua vaharada,

allí enjuaga las crines soñadoras,

urdiendo así un mañana satisfecho

para volver de nuevo a palpitar

como si un pura sangre se sintiera.

 

Ahora sólo queda en el costado

la mancha añil que siempre le menciona,

el vacío de amor, del que fue presa,

por amar sin control, dándolo todo

a quien con sus mentiras fue opresor

que destruyó, sin cargas, su ficción.

 

Mancha azul, azul cielo, triste azul.

Le añade color rojo apasionado

y en malva un nuevo sueño se acomoda.

 

 

Inma Flores octubre 2018

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...
Esta es la opinión de los lectores y en ningún caso corresponde con la de nortegrancanaria.com.

No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas.

Cualquier comentario ofensivo será eliminado automáticamente y se bloqueará la IP para que no pueda dejar comentarios sucesivos.

Tampoco se permitirán mensajes que no estén relacionados con la noticia.

El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Add New Playlist