No sé qué tierna aurora llueve de tus ojos,
qué misterio o que luz, que si me miras,
el mundo torna a su esplendor primero
y el tiempo se detiene,
y la noche no existe,
pues sólo engendra sombra
la luz que nace trémula.
No sé qué leve vuelo de aves viene de ellos,
qué calmado rumor…
Yo sólo sé que si me miras,
aquí flora el sonido del silencio entero,
aquí se azula el mar y se desborda
y me anega y me extingue y, aún borrado,
surge un himno de mí que me hace eterno.
Yo sólo sé que ya no soy
sino un oscuro viento que se incendia
rolando a sol naciente si me miras.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...
Esta es la opinión de los lectores y en ningún caso corresponde con la de nortegrancanaria.com.

No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas.

Cualquier comentario ofensivo será eliminado automáticamente y se bloqueará la IP para que no pueda dejar comentarios sucesivos.

Tampoco se permitirán mensajes que no estén relacionados con la noticia.

El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Add New Playlist