Nunca acabar por Lou Arroyo

Valore esta noticia
10/10

Amo tu boca,
boca de pecado,
con labios jugosos,
sabores fuertes y dulces,
el placer tiene muchos matices.
 
El placer puede ser supremo,
¿Solo me darás un beso?
no uno, ni dos,
sino miles de ellos,
millones quizás.
 
Pero es un nunca acabar
porque el amor
vuelve a empezar.