Un matrimonio de Gáldar muere después de enfermarse juntos el mismo día

Valore esta noticia
10/10

Eran visitantes habituales en carnavales, romerías y actos religiosos en Gran Canaria y Tenerife

Se trataba de una pareja muy alegre a la que se les podía ver tanto en el Carnaval de Tenerife como en una romería o paseo para ver la imagen de Santa Rita en cualquier pueblo de Gran Canaria. José Pérez es conocido como Pepe el «pintor» en Gáldar y su mujer Encarnación Alonso también es conocida en la ciudad como Siona o Sionilla, casi de la mano: fueron enterrados juntos en el cementerio de San Isidro. Con poco más de nueve horas de diferencia, enfermaron en el último período de su vida. Ella se llevó a la tumba su traje de fiesta más preciado, era uno de los trajes típicos canarios más elegantes que jamás había llevado a una fiesta. Incluso la muerte no puede separarlos. La pareja, de 88 y 91 años, lo que unió una tradicional tertulia y paseo en los alrededores de Plaza Santiago

Pepe el «pintor» cumplió 91 años en diciembre y Siona acaba de apagar 88 velas. Se conocieron en la ciudad de Gáldar, donde pasaron su vida y son conocidos por todos. Como era costumbre a mediados del siglo pasado, ellos y sus amigos se enamoraron mientras paseaban por la Plaza de Santiago. Durante décadas, este lugar ha sido un lugar de encuentro para muchas parejas en el municipio norteño de Gran Canaria. A ellos les pasó lo mismo.

La historia de amor termina con una boda. Él tenía 28 años y ella 25, un poco más de lo que estaba de moda en ese momento.

Encarnación Alonso con ropa típica, mientras que José Pérez con su mejor traje.

Pero, al igual que con los españoles, la vida en la posguerra trajo muchas decepciones. Tanto es así que el hombre que se ganaba la vida como pintor de casas tuvo una infancia dramática. Cuando tenía siete años, fue testigo del encarcelamiento de su padre por parte de un grupo de radicales franquistas, y nunca más lo volvió a ver con vida. No fue hasta hace unos años que pudieron recuperar su cuerpo. Fue uno de los asesinados por el franquismo, su cuerpo fue encontrado en Arucas y pudo ser enterrado. Esta importante experiencia marcó su vida.

Sus pinturas a mano han decorado las paredes de la iglesia de Agaete y las paredes de muchas casas de Gáldar y sus alrededores. Siempre sobre andamios de madera, la tarima metálica ni siquiera ha cambiado con el tiempo cuando llega, más moderna y segura para los trabajadores.

«Siona» es también una persona muy trabajadora, divertida y carnavalesca. Así la define la gente que la conoce. Como lo definen familiares como Miguelina, «es diversión familiar». Ella no pasó desapercibida y se lo dio a conocer en Gáldar, ya que también estaba muy contenta de ir a sentarse en la terraza. Ganaba un salario trabajando en la finca de tomates de la familia Bony, pero también limpiaba muchas casas en Las Palmas, Gran Canaria. «Trabajaron duro para construir una gran casa», dijo su nieta Naira. Era una de esas personas que solía poner dinero en latas. La jubilación solo enfatiza disfrutar la vida. Pasan toda su vida juntos, pero eso no significa que hagan todo juntos. “Pepe, ahí mientras cenaba, ella le dijo varias veces que iba con sus mejores amigas a divertirse”.

Eran asiduos habituales en carnavales, romerías y actos religiosos en Gran Canaria y Tenerife

El matrimonio se podía ver en todo tipo de fiestas. Estaban en todos los carnavales y entierros de la sardina de Tenerife, sur de Gran Canaria y Gáldar. Para esta fiesta, tenían mucha ropa para cambiarse y ponerse ropa que ella misma se hacía. “Pero ella siempre tenía que usar una máscara o su rostro estaba cubierto”. Era una de las caras conocidas en el carnaval. También se le podía ver yendo a Anzo (barrio compartido por Gáldar y Guía), ir a Vegueta para ver la imagen de Santa Rita.

«Siona» es una delicia familiar. Es una mujer presumida, coqueta y le gustaba disfrazarse; solía ir al baño en las fiestas solo para arreglarse y esta impecable”, dijo su hija Fabiola. La nieta Naira agregó que no podía salir sin usar tacones todo el tiempo. Y en su Renault “cuatro latas” no pararon.

Uno de los recuerdos imborrables de Naira es que incluso cuando sus nietos eran pequeños, su abuelo les traía golosinas y chocolatinas que Pepe lograba recoger en su bolso durante el desfile de Las Palmas, al que casi nunca faltaba. Sin embargo, el encierro forzoso provocado por la pandemia pasó factura, lo que arrasó con el espíritu original del matrimonio, y empezaron a retroceder.

Pepe murió alrededor de las 11.45 horas de un jueves. Casi sin esperar unas horas más tarde para ir con él. La sentencia de muerte se firmó a las 9:00 p. m. de esa noche. La pareja fue trasladada al Hospital San Roque de Guía. Estuvieron allí las últimas semanas luego de ser dados de alta de un hospital de referencia en la región norte.

Curiosamente, ambos también fallecieron el mismo día que su nieto menor, Joandri, cumplió 20 años. «Allí hay amor», dijo su pariente.

Se acostó en la cama y no comió al día siguiente.

Los dos también se reencuentran. “Sionilla” ya había comenzado a sufrir los efectos del Alzheimer y tuvo que ser internada en el hospital Dr. Negrín de Las Palmas, Gran Canaria. Al día siguiente, su pareja dejó de comer y no se levantaba de la cama. También fue hospitalizado por deshidratación y otras dolencias físicas y mentales.

Con solo nueve horas de diferencia, partieron el mismo día. “Ella tenía muchas ganas de vivir. Él había cerrado los ojos durante 13 días y se despertó y comenzó a reconocer a sus familiares cuando ya estaba comiendo y viendo la televisión. Incluso cuando estaba enferma, hacía que su esposo se acostara con ella o lo regañaba si se veía malhumorado, “pero la vida de su esposo había terminado y la de ella también.

Los dos féretros estaban en la misma sala del tanatorio de San Isidro de Gáldar. Y la mañana de ese sábado fueron enterrados en un nicho del cementerio a unos pasos de distancia.

“Ni la muerte los puede separar”, enfatizan los familiares de estas importantes figuras

Sióna parte en peregrinación al cielo. Ella dijo que debía ser enterrada con uno de sus trajes favoritos de los muchos que poseía. Pepe consiguió su «traje tradicional”. Tienen dos hijos, cuatro nietos y dos bisnietos.

El gato está esperando al pie de la TV que vuelvan. 

Mientras tanto, el gato de Pepe seguía durmiendo, donde sus patas podían rozar, como si el animal sintiera que todavía estaba en casa en la silla de la tele. Parecía que él tampoco quería olvidar.

La bisnieta Osiris, de 12 años, le escribió esta frase en forma de epitafio, resumiendo la vida del matrimonio de Gáldar: «Hasta que la muerte los separe, y ni la muerte los pudo separar».