Anhelos

Valore esta noticia
10/10

Es tu pecho el nido de mi alma. Apoyo mi mejilla sobre tu hombro, y me abrazas. Sentir la paz, tocar los cielos, acompasar nuestras respiraciones e inspirar el amor que danza en el ambiente…

Sentirse unido a alguien y a la vez ser uno, sin dejar de ser dos ánimas en busca del instante apasionado.

La vida, la vida se detiene en un suspiro, en el instante en que me miras y te miro, y ahí se entrelazan nuestras almas al ritmo en que lo hacen nuestras manos.

¡¿Qué más soñar, cuando lo que ambos queremos es vivirlo?!

Irene Bulio ©